De Cataluña no sacaremos NADA. De Aragón, lo que podamos. De Valencia, LO QUE QUERAMOS

Hace un año, se puso en marcha la Asociación Juristes Valencians, confieso que en un primer momento pensé que la gente ya estaba harta de grupos, asociaciones, partidos, etc…y que iba a ser difícil contagiar del necesario entusiasmo que necesita todo nuevo proyecto.

Hoy, estoy convencida de la necesidad de un instrumento que canalice las justas aspiraciones del pueblo valenciano en la recuperación de su potestad legislativa en materia civil. Creo que es muy fácil sumar “adhesiones a la causa” si conseguimos despertar el interés con argumentos sencillos. Para ello, conviene recordar:

1.- Año 1238. Jaume I creó el antiguo reino de Valencia que tenía instituciones políticas propias, impuestos propios y sus propios derechos (FURS).

2.- Año 1707. Con la batalla de Almansa, Felipe V abolió todo el derecho público y privado de los reinos de Valencia y Aragón, por derecho de conquista.

3.- Posteriormente, Aragón recuperó su derecho privado. Mallorca y Cataluña, NUNCA perdieron su derecho privado, solo el público.

4.- De los territorios que se revelaron contra Felipe V, solo el Reino de Valencia lo perdió todo (instituciones políticas y, ordenamiento público y privado).

Es imposible quedar indiferente después de leer estos cuatro puntos. Entran ganas de hacer algo como valenciana y como profesional del derecho. Y más ganas tienes de hacer algo, cuando compruebas que 307 años después, seguimos prácticamente igual. Cualquier Ley Valenciana como la Ley del Régimen Económico Matrimonial Valenciano o la más reciente Ley de relaciones familiares de los hijos e hijas cuyos progenitores no conviven, conocida como Ley de Custodia Compartida Valenciana, son objeto de recursos de inconstitucionalidad planteados por el Gobierno Central, que también sigue sin resolver un sistema justo de financiación.

Así pues, ahora más que nunca, nos tenemos que tomar en serio a nosotros mismos y tenemos que tener presente que los derechos no se piden, se ejercen.

La presente asociación, es la prueba de que tenemos los conocimientos y la voluntad para influir de forma decisiva en esta aspiración histórica y justa de legislar sobre derecho civil, sin ser permanentemente ninguneados.

Volvamos de nuevo la visa atrás para tener perspectiva:

En 1626, en plena guerra de los Treinta Años, bajo el reinado de Felipe IV, el Conde Duque de Olivares trató de unificar los distintos territorios de España y así se lo expuso al rey en el llamado “Gran Memorial”. Estaba convencido de que no existirían grandes problemas para la admisión de su proyecto. Pero se equivocaba. Aragón, Valencia y Cataluña no se fiaban de los planes de Olivares, en quien veían un gran peligro para sus privilegios y fueros tradicionales sobre todo ahora que se había extendido el rumor de que su objetivo era instaurar “un rey, una ley, una moneda.

En seguida tuvo noticias de las dificultades que le esperaban, de forma que, decidido a sacar adelante su proyecto, resolvió utilizar las medidas de presión o halago, necesarias para conseguirlo, llegando a la siguiente conclusión después de un tiempo:

“de Cataluña no sacaremos NADA. De Aragón, lo que podamos. De Valencia, LO QUE QUERAMOS”

En nuestras manos está, intervenir para cambiar el curso de las cosas en las que no estamos de acuerdo para mejorar y dignificar al pueblo valenciano desde una perspectiva jurídica.

¡Es imposible quedar indiferente!

Lorena Ferrandis Navarro

Los comentarios están cerrados.